El pasado jueves 21 de julio a las 7.30 de la mañana la policía allanó y desalojó “Point Break”, una residencia estudiantil ocupada y auto-gestionada en Roma desde 2009 por integrantes del movimiento romano estudiantil.

El edificio, vacío y en un estado de abandono desde los años Ochenta, durante los últimos siete años ha sido habitado por estudiantes, investigadores y trabajadorxs precarixs que lo han trasformado en un espacio vivible y presente en el territorio, en oposición a la falta de oportunidades, a la precariedad y a la decadencia social que está transfigurando el barrio del Pigneto (Roma) desde hace tiempo.

En el marco del movimiento estudiantil contra la reforma neoliberal y las políticas de ajuste y privatización de la educación, en el mes de julio del 2009 un edificio abandonado, tras la acción de centenares de estudiantes, se transformó con la toma en una residencia auto gestionada, la primera de una larga serie: muchas otras experiencias similares han surgido en estos años en varias ciudades del país reivindicando derechos y vivienda digna para jóvenes y estudiantes. Además, decenas y centenares de compañeros, activistas y estudiantes de varias parte de Italia, Europa y del mundo tuvieron ahí alojamiento solidario, pudieron conocer y compartir las actividades políticas y culturales impulsadas por los movimientos sociales en esta ciudad, participar en momentos de lucha y de debate e intercambio internacional.

Frente a la especulación y al abandono, ese espacio se ha convertido por siete años en un espacio común, abierto a la ciudad, auto gestionado y recuperado tras la manutención y la cooperación entre vecinos, estudiantes, activistas y solidarios. Una experimentación de vida en común y de vivienda digna como alternativa a la soledad, a la precariedad, al poder de la renta y la especulaciòn inmobiliaria.

El desalojo ocurre a raíz de la gran asamblea "Decide Roma" del día anterior, la cual se coloca en una trayectoria de lucha desde abajo por el derecho ala ciudad y en contra de las políticas de mercantilización de los bienes públicos de la ciudad y, por ende, de la anulación perseguida por las políticas neoliberales y por la policía de todas aquellas experiencias de activismo/actividades culturales, sociales y políticas realizadas en los últimos años por organizaciones sociales, movimientos y asociaciones de esta ciudad en los barrios.

Por lo tanto, la Policía traslada la confrontación política de la ciudad de Roma en el espacio limitado de la legalidad formal y de la defensa de la renta inmobiliaria. Un acto de violencia e intimidación en defensa de la propiedad privada y de la especulación inmobiliaria, un feroz ataque en contra de quien abre espacios de democracia, de reapropiación concreta del derecho a la vivienda digna.

Frente a este escenario llamamos a la ciudad solidaria a una movilización y resistencia contra los desalojos y llamamos además a la solidaridad de todos aquellos que defienden la autogestión y el derecho a la ciudad frente a las políticas excluyentes de despojo, precarización y empobrecimiento que hoy afectan las mayorias en nuestras ciudades. Ningún desalojo puede borrar la solidaridad con los migrantes, los sin techo, los jóvenes y los estudiantes precarizados que Point Break ha desarrollado en estos años. Ningún desalojo puede borrar nuestro deseo de conquistar nuevos derechos, espacios, dignidad, de transformar nuestras sociedades y luchar por un presente y un futuro mejor.

No a la judicialización de las luchas sociales, no al ataque al derecho a la vivienda digna, no a la criminalización de la autogestión: acá no se rinde nadie! #PointBreak no está solo!


http://www.dinamopress.it/multilanguages/desalojo-de-point-break-en-roma-un-feroz-ataque-a-la-ciudad-solidaria